El compromiso del CNIO en la tarea de Innovación Educativa de las escuelas

El Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) lanza ‘CNIO & The City’, un novedoso proyecto educativo que se enmarca dentro de su oferta de actividades educativas y que cuenta con la colaboración de la Fundación Española para la Ciencia y Tecnología (FECYT) y Obra Social ‘la Caixa’. En él, se contemplan actividades que se realizarán durante el curso académico 2017-2018 dirigidas tanto a estudiantes de los Centro de Enseñanza de la Comunidad de Madrid, como al profesorado de la Comunidad, ya que cuenta con cursos de formación teórico-prácticos en las instalaciones del CNIO.

Aprender constituye la base para iniciarse en el camino de la vida y, hoy en día, innovar forma uno de los pilares fundamentales de las sociedades actuales, así como una de las tareas que más preocupa a los docentes de todo el mundo. A la hora de innovar en educación se suele hablar del entorno del aprendizaje, incluso del “ecosistema didáctico”, pero a veces se olvida que la base del sistema educativo es el profesorado. El objetivo de este tipo de iniciativas es que los estudiantes desarrollen un espíritu crítico y reflexivo que haga despertar su curiosidad y sus ganas de descubrir la realidad que les rodea pero, para ello, los estudiantes han de tener la capacidad y la posibilidad de buscar a un profesor o mentor especializado que les ayude a llevar a cabo este análisis de los problemas del mundo cotidiano. Esta es la razón por la que ciertos estudios y esfuerzos institucionales se centran en la tarea docente, poniendo el foco en la capacidad pedagógica del profesorado y el contenido didáctico del curso académico. Estos dos conceptos poseen un gran valor a la hora de formar a los estudiantes, pero hay otro elemento que se suele escapar a la hora de observar el rendimiento de las aulas y que sigue despertando debates entre los sectores más conservadores de la educación: el impacto del conocimiento del profesor en los estudiantes.

Figura 1. Modelo de las competencias del profesorado como construcción multidimensional y su influencia en el alumnado propuesto por Kaiser et al. (2016). En el modelaje se toma como ejemplo el conocimiento, enseñanza y aprendizaje en Matemáticas.

El conocimiento del profesor se puede entender como el conjunto de capacidades cognitivas para crear un buen entorno de aprendizaje que lleve a la labor educativa del profesorado al éxito3. Es, en definitiva, el “saber qué” y “saber cómo” enseñar. Esta es una de las misiones esenciales del curso de formación del CNIO para para el profesorado, cuya intención podría reflejarse en las palabras del famoso y reconocido bibliotecario John Cotton Dana (1856-1929): “Quien se atreva a enseñar nunca debe dejar de aprender”.

La formación continua de los profesores determinará el conocimiento de estos y, por tanto, el de los estudiantes pero, tal y como apuntan Guerreiro y Deligiannidi, también existen una serie de parámetros determinantes para el ejercicio de la profesión docente: la economía (oferta y demanda) del país; el gobierno y la autorregulación del país; los salarios y las condiciones de la profesión; la accesibilidad a la profesión; la calidad del profesorado solicitante de empleo; la necesidad del feminismo en la sociedad; la autonomía en la práctica; el papel de los Medios de Comunicación; el peligro que conlleva la banalización del alumnado al concebirlo como cliente; la formación inicial, la especialización en el saber y las habilidades del profesorado; el desarrollo/progreso de la profesión docente y, por último, la responsabilidad y evaluación del profesorado. De todos ellos, la mayoría dependen de la sociedad y no del individuo, por eso resulta tan importante que iniciativas como la del Centro nacional de Investigaciones Oncológicas cuenten con el sector educativo para mostrarle cómo se trabaja en la sociedad y ayudarle a comprender la realidad de las diferentes estructuras que la conforman.

A menudo, innovar se entiende como la renovación tecnológica del entorno de aprendizaje (libros electrónicos, pizarras interactivas, realidad virtual, etc.) pero esto no siempre está al alcance de todo el sector educativo y, a veces, un simple cambio en la metodología tradicional educativa o en la mentalidad docente puede resultar mucho más útil que una modernización de las aulas. Por eso mismo, las escuelas acaban siendo las más resistentes a la hora innovar, ya que transformar los métodos de enseñanza tradicionales en otros nuevos que puedan “fallar” no termina ganándose su confianza. Connie Yowell, exanalista del departamento de Educación del Gobierno de Estados Unidos, se une fielmente a este pensamiento pero, tal y como contaba hace unos días al diario El País, matiza que no son las escuelas las que han de liderar este cambio, sino que es la sociedad la que ha de implicarse como ejecutora en la tarea de innovación educativa.

Generar y dar a conocer este tipo de iniciativas cambiaría las palabras de Yowell y se empezaría a hablar de que las escuelas no han de liderar este cambio solas. El sector educativo, por sus estrechos vínculos con la sociedad, siempre contará con su apoyo a la hora de mejorar, pero conviene recordar que las ideas innovadoras que surjan en la sociedad y, en concreto, en centros de investigación como el CNIO, han de ser capaces de dirigirse también a este sector. Y así la educación consiga cambiar el mundo.

El Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) de Madrid enmarca, dentro del proyecto ‘CNIO & The City’, actividades dirigidas tanto a estudiantes como profesores. Los estudiantes de segundo ciclo de E.S.O y Bachillerato podrán participar en las actividades EDUCACNIO, donde realizarán inmersiones en el laboratorio y desarrollarán sus primeros proyectos científicos. Por otro lado, FORMACNIO se dirige, con la colaboración del Centro Territorial de Innovación y Formación ‘Madrid-Oeste’, a los profesores de la Comunidad de Madrid a través de un curso de formación que pretende actualizar el conocimiento científico de los docentes y facilitar el contacto de las aulas con el CNIO.

Para más información, contacta con nosotros.

2017-12-19T13:44:15+00:0024/07/2017|

Deje su comentario

uno × uno =