La ciencia abre sus puertas

El pasado Abril, la Fundación Española para la Ciencia y Tecnología (FECYT) dio a conocer los resultados de su VIII Encuesta de Percepción Social de la Ciencia donde se destaca que el porcentaje de españoles interesados por la ciencia ha pasado del 6.9% en 2004 al 16.3% en 2016 y si son preguntados expresamente por su interés en el tema, un 40.2% de los españoles se muestran muy o bastante interesados en ciencia y tecnología. A pesar de ello, sigue destacando que del 29.6% de la población que se muestra poco interesada en estos temas, el 33.1% lo atribuye a su desconocimiento en la materia.

Según otro reciente estudio sobre concienciación, actitudes y uso de los museos y centros de ciencia que recogió las impresiones de 108,000 estadounidenses que visitaban (o no) este tipo de centros, la confianza que las personas depositaban en los museos y centros de ciencia a la hora de informarse sobre los temas que estos contemplan era porcentualmente superior a las de otras organizaciones o medios de comunicación. La razón: estos centros son considerados como expertos en su materia, ajenos al poder político y con capacidad y responsabilidad para llamar a la acción en determinados temas. Si este tipo de organizaciones han conseguido abrir las puertas que necesitan para establecer una vía de comunicación segura y directa con la civilización, ¿por qué no los Centros de Investigación abren una puerta también?

Los científicos intentan entender el mundo, al igual que el resto de habitantes del planeta y es por esto que la carrera científica destaca en la última encuesta de la FECYT como la segunda profesión más valorada (por detrás de los médicos). En ciencia se trabaja a través del método científico, que consiste en una serie de pasos secuenciales que ayudan a comprender y “dialogar” con la realidad en la que se vive. Hacernos preguntas sobre lo que observamos forma parte de todos, independientemente de ser un científico o no. Por ello, los centros de ciencia reciben las llamadas del avance, del mundo y de la sociedad que les ayudan a plantear la investigación que se realiza en ellos. La necesidad de una participación de la ciudadanía en las decisiones científicas se oye cada vez más y son estos centros expertos en ciencia los que, de la mano de las personas que los componen, han de ganarse la confianza de la sociedad y luchar juntos, a través de la investigación, contra los retos que se plantean en el mundo. De este modo, se sumarán a una de las prioridades de la Europa de la próxima década: la Innovación y la Investigación responsables.

Con el objetivo de abrir estas puertas que conecten con la sociedad y conseguir así que ésta se involucre en estos temas, el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) lanza el proyecto ‘CNIO & The City’, porque una cosa es mejorar la imagen de la ciencia solucionando los problemas que se plantean en la sociedad, pero otra distinta es hablar de lo que se hace dentro de la ciencia, en los centros de investigación. Si se suman ambas cosas, se asegurará el fomento de la cultura científica, el interés y el apoyo del público general a la Investigación, lo que conseguirá, por fin, dar solución a los retos de la sociedad actual.

2017-12-19T13:45:46+00:0025/07/2017|

Deje su comentario

8 − 6 =